Por qué

A menudo me preguntan ¿por qué hacemos lo que hacemos?

Me llamo Jorge.

Fundé Kanteron Systems, una compañía de software de código abierto de imágenes médicas, en Valencia (España) en 2005.

En 2011 me mudé a Nueva York para abrir nuestra filial en Estados Unidos. Mientras vivía en Nueva York, empecé a salir con una mujer que estaba luchando contra el cáncer de mama. Su nombre es Stephanie.
IMG_0054

El oncólogo de Stephanie estaba en el Centro de Cáncer Beth Israel, su cirujano en el Hospital Monte Sinaí St. Luke, y su radioterapia en el Centro de Cáncer Memorial Sloan Kettering (MSKCC). Tres de los centros de cáncer más importantes del mundo.

Mientras sostenía su mano durante el proceso dos veces (con cirugía, y una recurrencia un año más tarde), y nos reuníamos con sus médicos, vi de primera mano lo rotos que están muchos de los procesos de cuidado del cáncer en lo que concierne al intercambio de datos e imágenes médicas.

Por ejemplo:

  • Muestras de tumores transportadas desde Monte Sinaí a MSKCC por mensajería, tardando semanas y mucho papeleo
  • El oncólogo no tenía acceso a las muestras de tejido o imágenes
  • Pruebas que se repiten, ya que no se pudieron encontrar
  • Informes enviados por fax varias veces (sí ¡por fax!) porque no se leían
  • Medidas hechas con una regla sobre una imagen impresa y escritas a lápiz en un post-it
  • Pruebas genéticas solamente para tumores, no pacientes, y sólo para 3 rasgos genéticos (receptores de estrógeno, receptores de progesterona y HER2)
  • Sin comprobación inequívoca o automática de recurrencia o hallazgos incidentales
  • No existe ningún mecanismo que permita optimizar la medicación acorde al perfil genómico, o prevenga reacciones adversas
  • Una anomalía importante en una imagen médica no fue detectada por varios radiólogos, y sólo se detectó cuando llevamos físicamente un CD con las imágenes a otro médico para su revisión

Su caso se complicó por una reacción inusual a un medicamento ineficaz. Según diversos estudios, hasta el 75% de algunos casos de cáncer encajan ese patrón. La causa más probable: una variante genómica interfiriendo con la medicación prescrita. Con los sistemas existentes llevaría meses, y una gran cantidad de dinero, comprobar esta hipótesis.

Había que hacer algo al respecto, y yo no iba a esperar sentado a que alguien más lo hiciese.

Quería juntar las piezas que faltaban para resolver el puzzle y ayudarla, y a millones de otros pacientes como ella. Así que tuve que diseñar una nueva plataforma tecnológica trabajando con mis incansables desarrolladores, agregando muchos nuevos “componentes” a nuestra solución de imágenes de radiología (conocida como PACS-RIS), como:

  • Patología digital
  • Genómica
  • Farmacogenómica
  • Wereables y biosensores
  • Intercambio seguro de datos
  • Analytics
  • Colaboración
  • Informado y un conjunto completo de elementos de flujo de trabajo (desde citación a dashboards)

¿Cómo abordamos una tarea tan monumental?

En primer lugar, volví a las aulas. Mis 6 años de experiencia en imágenes médicas, y mis diplomas en empresariales e informática no eran suficientes. Puesto que no soy médico, sólo me admitieron en un programa de postgrado de genómica clínica debido a mi fuerte motivación. Ver el amor de tu vida desvanecerse ante tus ojos es de hecho una fuerte motivación. Acabé no sólo graduándome con las mejores notas, sino también ¡aprendiendo lo suficiente como para entender la complejidad de lo que queríamos lograr! Incluso convencí a mi profesor de genómica para que se uniese a mi compañía como asesor.

Ser una empresa de código abierto significa que no tenemos que reinventar la rueda para todo. Antiguos compañeros de estudios, expertos de MIT, Oxford, y Harvard ayudaron a llenar los vacíos de conocimiento. Pero aún así, hemos tenido que desarrollar una gran cantidad de código nuevo y algoritmos para que todos los “componentes” mencionados funcionen.

Dos años y un millón de líneas de código más tarde, terminamos el software y lo llamamos TMIS (Translational Medical Information Server) – el primer y único sistema integrado de medicina personalizada en el mundo.

Casi arruiné la empresa, poniendo todos sus recursos en I+D para desarrollar TMIS. No fue una decisión que tenía sentido desde un punto de vista empresarial. Esto era personal, y soy propietario de la empresa, por lo que tomé el riesgo. Tuve que pedir un millón de dólares como inversión “angel” (por lo cual estoy muy agradecido).

Introducimos este avance tecnológico en la mayor feria de informática sanitaria del mundo: HIMSS. Teníamos la esperanza de difundir el mensaje y ayudar a la mayor cantidad de médicos y pacientes como fuese posible. Fue un éxito. Analistas de Gartner y Frost & Sullivan lo cubrieron. Hemos recibido varios premios internacionales como el  “Beacon Award for Healthcare y Life Sciences” de IBM, y el Premio de la Asociación de Patología Digital. Todo tipo de empresas querían hablar con nosotros acerca de la nueva tecnología.

Sin embargo, la mayoría de ejecutivos de las multinacionales de tecnología sanitaria son conservadores y tienen miedo del “código abierto”. Ellos no lo entienden y tenían miedo de hacer negocios con una “empresa de código abierto”. Pero como yo estaba decidido a defender mis valores y creencia en el código abierto, tuvimos que aventurarnos en el mercado prácticamente por nosotros mismos.

Dos años más tarde, es una historia completamente diferente. Tenemos clientes en 4 continentes, cientos de millones de dólares en oportunidades comerciales, y un acuerdo con el NHS de Inglaterra, uno de los sistemas de salud más grandes del mundo. Empresas como IBM, Microsoft e Hitachi se han asociado con nosotros. Otras están en negociación.

Unas pocas multinacionales de la industria han mostrado interés en invertir en Kanteron Systems. Mientras tanto, estamos planteando una inversión Serie A para poder satisfacer la demanda comercial.

La firma de analistas Eraly Metrics ha clasificado recientemente a Kanteron en el top 15% de las empresas de software. Business Insider Reino Unido publicó un informe de “Silicon Valley comes to the UK” que lista a Kanteron entre las empresas que “pronto podría ser unicornios”.

Así que antes de que esta empresa crezca y se haga irreconocible (o fracase, porque nunca se sabe), quería asegurarme de que la verdadera razón por la que hice esto se conoce: la verdadera razón es el amor. El amor por una mujer maravillosa, y también el amor para ayudar a otros, tanto pacientes como médicos, que están pasando por lo que ella pasó.

 

DSC07101

No importa lo que suceda a continuación, ya hay un final feliz: la mujer de la que me enamoré se casó conmigo hace tres años y ahora está libre de cáncer. Y nuestro software ya está ayudando a millones de pacientes y médicos de todo el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *